Portada aleatoria del post

Planeación de ciudades en tiempos de crisis ambiental

cover para el post Planeación de ciudades en tiempos de crisis ambiental
Foto: Harrison Moore en unsplash.com

Mientras en nuestro planeta se vive una rápida urbanización por el papel que las ciudades tienen como polo atractor de personas, estas se encuentran al centro de la transición que necesitamos para avanzar hacia un futuro sostenible. Es así como las transformaciones que hagamos en ellas por medio de las acciones de quienes las habitan, diseñan, planean, gestionan y administran (por mencionar algunos roles en el “hacer ciudad”), tienen un papel estratégico para transformar la forma en la que vivimos y actuamos frente a la crisis climática.

Recientemente conmemoramos el Día Mundial de las Ciudades y el Día Mundial del Urbanismo y, por ello, el énfasis de esta nota es en el rol que tenemos quienes nos dedicamos al estudio y diseño de las ciudades, especialmente desde la movilidad urbana y el transporte, para construir ciudades saludables, resilientes, justas y que hagan frente a la crisis ambiental de forma inclusiva. Suena muy ambicioso ¿no? Sucede que muchas de esas ciudades que imaginamos “para el futuro”, que se proyectan para los años 2030 o 2050, son en las que vivimos hoy en día y en las que debemos impulsar una transición urbana de manera prioritaria, en el presente. Cabe precisar que éste énfasis no busca diluir la relevancia que tienen los compromisos nacionales e internacionales para hacer frente al cambio climático global, por ejemplo a través de las Conferencias de las Partes. La más reciente, la COP 26, realizada hace apenas unos días en Glasgow, Escocia, Reino Unido.

Con la rápida urbanización se espera un aumento en la demanda de recursos para sostener el funcionamiento de las ciudades. Por lo tanto, éstos espacios se vuelven áreas de acción estratégica para hacer frente a la crisis ambiental. Es por ello, que no se puede posponer la puesta en marcha de acciones climáticas para planear, re-pensar y gestionar las ciudades para un presente desafiante y un futuro en el que, aunque incierto, encontramos certezas. La problemática central es que el cambio climático global es una realidad que ya se ve reflejada en nuestro día a día y que tendrá consecuencias cada vez mayores sobre la forma en la que vivimos. ¿Cómo haremos frente a esta situación?

Desde lo local, o, desde las ciudades, podemos realizar acciones climáticas urbanas encaminadas a reducir el impacto ambiental que se produce en ellas (mitigar) y a preparar los espacios para hacer frente a los retos por venir (adaptar). El cambio climático, por demás impactos que tiene y tendrá en nuestra vida, es especialmente injusto con las personas que se encuentran en alguna situación de desventaja o desigualdad. Por ello, el enfoque de inclusión “No dejar a nadie atrás” propuesto por la ONU para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, debe ser el eje transversal de nuestras acciones. No podemos hablar de desarrollo sostenible, y menos de ciudades sostenibles, sin un enfoque de inclusión social.

Las acciones que podemos poner en marcha abarcan diferentes sectores y escalas. La movilidad activa, el transporte público y la habitabilidad de los espacios urbanos (acotando al trabajo que hacemos en bikeNcity) son acciones climáticas urbanas. Al incorporar la visión de No dejar a nadie atrás con estas acciones, no solo se contribuye a la lucha contra el cambio climático, sino que se permite construir espacios más justos, al distribuirlos para priorizar grupos en situación de desventaja que han sido excluidos de la planeación y diseño de las ciudades. En bikeNcity hemos avanzado con esa motivación de transformar nuestras ciudades. Por ejemplo, al brindar acompañamiento técnico para fortalecer las acciones de los gobiernos que hacen parte de la iniciativa RE-ACTIVA.MX, además de sumar a la conversación las acciones climáticas inclusivas en las sesiones abiertas de intercambio y diálogo que coordinamos a través del Consultorio Urbano. Es decir, las acciones de movilidad y espacio público que impulsamos en el marco de UK PACT, permiten a las ciudades avanzar en las diferentes esferas de la sostenibilidad: ambiental, social y económica.

La crisis climática, fundamentada en investigaciones aceptadas globalmente, por ejemplo por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), indica una clara urgencia de acción. Pero también es cierto que se han normalizado prácticas de una vida global y urbana desigual, así como de estrés, desinterés y de negación ante las responsabilidades compartidas que tenemos en la crisis que enfrentamos. No es necesario hacer una búsqueda exhaustiva, pues encontramos esas resistencias hasta en las acciones locales. Es común que ante la posibilidad de un cambio surjan posturas de oposición, especialmente de grupos que se han beneficiado de esquemas insostenibles que agudizan las desigualdades. Sin embargo, hacer énfasis claros de la urgencia que enfrentamos y la necesidad de transformar nuestras ciudades es primordial.

Es claro que el impacto ambiental de las acciones urbanas tiene distintos alcances. Por ejemplo, si nos referimos al rediseño de una calle o si hablamos de un nuevo corredor de transporte público masivo metropolitano. Sin embargo, esas acciones no son mutuamente excluyentes y refuerzan que también desde lo local podemos hacer frente al cambio climático. A quienes somos urbanistas nos toca colaborar de forma multidisciplinaria para comunicar y gestionar socialmente los proyectos estratégicos en la calle, y avanzar con la suma de acciones, que aunque para algunas personas no parecieran significativas en el corto plazo, pensando en lo que viene para las ciudades y quienes vivimos en ellas, nos ayudarán a transformarlas en espacios más resilientes, saludables y equitativas. Sobre gestión en el territorio para la inclusión de los diversos grupos urbanos en la planeación sustentable de las ciudades, escribe mi colega Cecilia López en otra entrada de este blog. También tenemos un repositorio sobre el tema en la plataforma RE-ACTIVA.MX, en la cual es necesario crear un registro (gratuito) para acceder.

Dicho lo anterior, es importante reforzar que sí hay acciones que podemos implementar a nivel local. Si no tomamos acción ahora, ¿entonces cuándo? Si no tenemos el liderazgo, al menos quienes nos dedicamos a estudiar y diseñar ciudades, ¿entonces quién? Todas y todos estamos en la misma lucha por la estabilidad ambiental del planeta. Aún con responsabilidades compartidas y diferenciadas, tenemos que llevar a la calle las transformaciones que necesitamos. Si queremos alcanzar un futuro urbano sostenible, no puede haber acciones urbanas sin un enfoque de sostenibilidad, en sus tres esferas. Por ello, las acciones que impulsamos en RE-ACTIVA.MX van encaminadas a transformar nuestras ciudades desde la urgencia de hacer frente al impacto del futuro urbano que ya nos está tocando la puerta. Encuentra más información en el blog de reactiva y en la plataforma de capacitación RE-ACTIVA.MX.

Disclaimer: Las opiniones expresadas en esta entrada son opiniones de la(s) persona(s) autora(s), no una posición oficial de UK PACT.

Comparte

Copiar link
Cover del autor Marianely Patlán
Marianely Patlán

Marianely Patlán es Urbanista de la Universidad Nacional Autónoma de México. Es co-autora del Plan Estratégico de Género y Movilidad de la Ciudad de México, el primero en su tipo en América Latina. Actualmente es consultora en movilidad activa, género y seguridad vial.

Al hacer clic en "Aceptar", acepta el almacenamiento de cookies en su dispositivo para mejorar la navegación, experiencia de usuario y analizar el uso del sitio.